Esa tristeza que tienes

tristeza

Tristeza de manantial,
tristeza de rio y mar,
tristeza de la ciudad
que esta seca de llorar.

Tristeza que brilla igual
en medio del esplendor,
tristeza porque el final,
tristeza de tanto adiós.

Desde mi azotea

farolito

Desde mi azotea, el firmamento
es porteño y oriental.
Y el  gato negro en la frontera,
que por más  baño de luna,
siempre huele muy mal.

Postales Feministas

postales-feministas-3

La musa en mal estado de Arkhöna

arjonesOh, guitarra,
cuerpo de mujer.
tocate, tocate,
vibra de placer.

escribo canciones con baba,
con flujo, con bilis,con pez;
con sangre entra la letra
rodeada de moscas termina:

inspiraré una sopa de letras,
la eyectaré en la letrina.

Pato Balseiro em pesquissa do amor

balseroHa construido una balsa, pero no para naufragar; para remontar el río.
Abajo pasan peces y piedras y algas como recuerdos del futuro.
Pato Balseiro desanda su historia rio arriba, pero no es un salmón.
No busca perpetuarse.
Su amor, Pata Vilanova, no lo espera, aunque lo desea; ella uso su fertilidad en estaciones pasadas, con otros, bajo otros cielos.  
Si Pato llega a la cumbre, se encontrarán solo por el placer de hacerlo, por el esfuerzo, por el peligro, por el recuerdo.
Y mientras empuja la caña entre las piedras, estas parecen decirle hundidas entre lágrimas “¡No vayas, no lo hagas, no vale la pena!”
A Pato no le importa; esa ha sido la forma de amar que conoció.

Cuanto me falta para llegar al mar, cuanto me falta.
Las huellas que me llevan para atrás, eso me ata
al pasado que yo creo que me fue
tal vez solo una ilusión que soñaré
cuando piense en qué pude ser
sabiendo que no soy ni lo que fui.

Soy un gato de mar,
sin sardinas, ni nadar se
si caminas yo te sigo
y me ahogo sin testigo
soy un soplo, un intento
el amague de un zarpazo lento.

Me estoy yendo mas allá
sin haber probado más
que el fracaso,
con nostalgia de aquel día
entre los brazos de una mina
con que me hice una película de vida.